Un nuevo Viernes Santo con Jesús Caído, Jesús Despojado y la Virgen de la Esperanza

Fundada en el año 1916
MENÚ
Vaya al Contenido

Un nuevo Viernes Santo con Jesús Caído, Jesús Despojado y la Virgen de la Esperanza

Cofradía de Jesús Caído y María Santísima de la Esperanza (Valdepeñas)
Efectivamente, llegó el Viernes Santo día 7 de abril de 2023, y lo hizo con un cielo envidiable, plagado de sol y una excelente temperatura. El mediodía de Viernes Santo con el que todos los años soñamos, en este caso, también se hizo realidad.

La vuelta por completo a la normalidad nos permitió ver, que lo del año pasado pos pandemia, no fue un espejismo lo del pasado año, al contrario, la gente se echó a la calle.

De nuevo Dios quiso que hayamos visto por las calles valdepeñeras a Nuestro Padre Jesús Caído, a Jesús despojado de sus vestiduras y a María Santísima de la Esperanza, habida cuenta que por decisión de los hermanos y hermanas en asamblea celebrada el pasado mes de marzo, la imagen de Jesús con la Cruz a Cuestas, permanece al culto en el tanatorio “Nuestra Señora de Consolación”.

Se abrió la puerta de “Los Apóstoles” el pasado Viernes Santo, y salió la procesión desde la parroquia de la Asunción de Nuestra Señora, cuando el reloj señalaba las 12 horas de un luminoso mediodía.

La primavera se palpó en el ambiente. El bullicio nos devolvió a la realidad soñada. Contemplamos las imágenes ya citadas, que nos invitaron a la meditación, y a la oración.

Llegó el momento esperado, el del encuentro de Jesús Caído con la mujer Verónica, en la puerta de la histórica capilla de San José, y un año más se vivieron momentos que nos desbordaron.

Cientos y cientos de personas, tanto al sol, como en la acera de la sombra, además las dos gradas instaladas estaban repletas.
Jesús Caído, precedido por un buen número de hermanos, fue portado por los costaleros “Madre de Dios del Rosario”, La Verónica que iba a hombros de las portadoras, extendió el paño en el que queda plasmado el rostro del Caído (fue uno de los varios estrenos), como lo fueron los candelabros con guardabrisas y los broches.

La Virgen de la Esperanza se reveló como una apuesta del arte ante el Misterio de la Redención.

La magnífica talla del erudito Faustino Sanz Herranz, añadió emoción al cortejo de los verdiblancos por las calles de esta ciudad de Valdepeñas.
La Señora del mediodía ha cumplido ya 56 años de presencia en Valdepeñas (1967-2023) desde que saliera de la gubia del ya citado Faustino Sanz Herranz, y la de Jesús Caído ha cumplido treinta y un año entre nosotros (1992-2023) desde que hicieran la hechura la familia Ortega  Alonso, descendientes del mítico escultor e imaginero Ortega Bru, y la de Jesús Despojado de sus Vestiduras nos acompaña más de 60 años como talla emblemática que dio origen a la refundación.

Todo fue esplendor a lo largo del recorrido, que además lo presenciaron miles de personas, contabilizándose público hasta el momento de su retorno a la parroquia de la Asunción, sobrepasadas las tres de la tarde.

Un año más, y van treinta y seis, presencia de las Fuerzas Armadas, a través de las distintas Unidades hermanadas (Tierra, Aire y Armada) y Cuerpos de Seguridad del Estado (Guardia Civil y Cuerpo Nacional de Policía) y Policía Local.

La Cruz y faroles de guía dio paso a los guiones y banderines de la Agrupación de Infantería de Marina de Madrid (AGRUMAD), del Batallón de Helicópteros de Almagro (BHELA-1), Brigada Acorazada “Guadarrama” XII, 202 Comandancia de la Guardia Civil y Academia de la Benemérita en Baeza (Jaén).

El paso del Señor del Mediodía de Viernes Santo, fue portado por costaleros, y acompañado musicalmente por la banda de cornetas y tambores “El Prado” de Ciudad Real”, y el de la Virgen de la Esperanza, por la Agrupación Musical “Maestro Ibáñez”, que marcaron la pauta de magníficas marchas procesionales.

Nuestro consiliario y párroco de la Asunción, Enrique Galán Ruedas ocupó la presidencia, y tras él, representantes de todas las Unidades con las que estamos hermanados, es decir, Base Aérea de Albacete, TLP de Albacete, Grupo de Seguridad del Cuartel General,  Regimiento Inmemorial del Rey-1 del Cuartel General, Batallón de Helicópteros de Almagro y Brigada “Guadarrama” XII, así como la Agrupación de Infantería de Marina de Madrid (AGRUMAD), la Guardia Civil y el Cuerpo Nacional de Policía y Policía Local.   

En la primera fila de la presidencia ocuparon lugares preferentes, el general del Ejército del Aire, Juan Carlos Sánchez Delgado, el de la Guardia Civil, Carlos Sarrión Resa, el comandante militar de la provincia, Santiago Rubio Bolívar, el vicepresidente de la Diputación Provincial, Manuel Martínez López-Alcorocho.

A continuación se pudo ver una amplia representación de oficiales, suboficiales y otros mandos, tanto de los Ejércitos de Tierra como del Aire, Armada, Guardia Civil y Cuerpo Nacional de Policía, y el agregado militar de la Embajada de Estados Unidos en España, Samuel H. Carrasco.

Las mujeres de mantilla también fueron numerosas, y precedían el paso de la Virgen de la Esperanza.

También tomaron parte miembros de la corporación municipal, de los grupos del PP y Vox.   

El olor a incienso y cera, se fundió con esos rayos de luz que permitieron un Viernes Santo de ensueño.

No faltó entre el ornato de la Virgen de la Esperanza, el bastón de mando y la faja de general a sus pies, junto al tricornio de gala de la Guardia Civil.

Estandarte, “bacalao” corporativo, libro de reglas, etcétera.
Ya huele a la Semana Santa de 2024, más concretamente a un 29 de marzo, un nuevo Viernes Santo.




Regreso al contenido